traductor

sábado, 19 de mayo de 2018

Por qué ser científico en España es una carrera de obstáculos

Por qué ser científico en España es una carrera de obstáculos


Los predoctorales Daniel Herranz, Irene Vázquez, Ana González y Miguel Núñez, en el Rectorado de la UAM.
os predoctorales reclaman un estatuto que regule su actividad y les proteja legalmente
Exigen que se les garantice un sueldo de, al menos, mil euros al mes
Irene Vázquez (28 años) investiga un tipo de cáncer infantil; Daniel Herranz (26 años) trabaja con nanomateriales para desarrollar pilas de combustible más eficientes; Ana González (25 años) estudia la escritura de mujeres en Marruecos y Miguel Núñez de Prado (24 años) se ha centrado en la esquizofrenia. Son un ejemplo de los jóvenes españoles que, en plena crisis, decidieron dedicarse a la investigación, pese a los recortes, la incertidumbre sobre su futuro y las dificultades que, según aseguran, encuentran incluso antes de ser doctores.
Los cuatro son predoctorales, es decir, están haciendo su tesis (todos en la Universidad Autónoma de Madrid, UAM) y cada uno tiene un tipo de contrato distinto que les permite financiar los cuatro años que tardarán en ser doctores.
Pero los más de 30.000 trabajadores predoctorales que hay en España llevan un año en pie de guerra reclamando y negociando su ansiado Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF) que, según recoge la Ley de Ciencia aprobada en 2011, debe regular su situación y acabar con la disparidad de sueldo y condiciones que existen en función de la comunidad autónoma en la que se encuentren y de la convocatoria de ayuda que consigan para hacer su tesis.

"La Ley de Ciencia establecía que el estatuto debía haber estado desarrollado en 2013, pero hemos llegado a 2018 y seguimos sin él", se queja la bióloga Irene Vázquez.
Mientras no lo tengan, denuncia Pablo Giménez, presidente de la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI), "seguirá habiendo predoctorales muy formados que ni siquiera llegan a ser mileuristas". Como ejemplo cita los 720 euros netos mensuales (en 14 pagas) que ganan algunos predoctorales en Extremadura, 736 euros en León o 906 en Valladolid.
Garantizar sueldos dignos no es su única reclamación. Aseguran sentirse en un "limbo jurídico" y "desprotegidos" frente a situaciones como la que detectaron en febrero de 2017. Según relata Irene, "de forma retroactiva y sin anuncio previo", se cambió el código de la Seguridad Social asociado a sus contratos, pasando de un código de obra y servicio a uno de prácticas.

"Los predoctorales se dieron cuenta por casualidad, cuando, de cara a realizar estancias en el extranjero, vieron que no podían pedir la tarjeta sanitaria europea; o cuando leyeron su tesis y comprobaron que no tenían derecho a paro, destapando el cambio en las condiciones de contratación", relata.
Indignados, crearon asambleas por toda España -la de Granada fue la primera- y convocaron movilizaciones con las que lograron que, de nuevo, se cambiase el código al de Obra y Servicio. Además, obtuvieron el compromiso del Gobierno de hacer un estatuto. Desde el pasado verano, Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D+i, comenzó a reunirse con representantes de las asambleas, de la FJI y de los sindicatos mayoritarios (CCOO, CSIF y UGT) para recoger las propuestas de cara a escribir este borrador.

"Durante los primeros meses la negociación fue una tomadura de pelo. Todas nuestras propuestas caían en saco roto. Algunas demandas que se incluían en una reunión se rechazaban en la siguiente y no conseguíamos un avance real", sostiene Pablo Giménez, licenciado en Psicología e investigador en el área de Farmacología.
En los últimos meses admite que ha habido avances y se han recogido algunas de sus reclamaciones. Nueve versiones del borrador llevan. La última, que la Secretaría de Estado de I+D+i ha dado como definitiva para la consulta pública, incluye su demanda de que, como mínimo, todos los contratos garanticen mil euros netos al mes (16.422 euros brutos anuales).
"Se equipara la figura del investigador predoctoral con el grupo 1 del Convenio Único de Personal Laboral de la Administración General del Estado para garantizar que, como mínimo, tengan ese sueldo", explica un portavoz de la Secretaría de Estado de I+D+i que destaca que "desde 2013 se han ido introduciendo mejoras en los contratos predoctorales".
El objetivo de Carmen Vela, añade, "es aprobar el estatuto lo antes posible, aunque la tramitación es compleja". La semana que viene se abre a consulta pública. Posteriormente tendrán que dar el visto bueno el Consejo de Política Científica, Tecnológica y de Innovación, en el que están representados los ocho ministerios con competencias en I+D, y las comunidades autónomas. Después llegará al Consejo de Estado y finalmente al Consejo de Ministros.
Precisamente, 16.422 euros es el sueldo que reciben Irene, Ana, Miguel y Pablo (unos 985 euros netos al mes en 14 pagas), mientras Daniel gana 1.327 euros tras cumplir un trienio (antes eran 1.297 euros). Irene tiene un contrato FPI MINECO (una ayuda para Formación de Personal Investigador que otorga el Ministerio de Economía y Competitividad) mientras que el de Ana es un FPU (Formación de Profesorado Universitario) que financia el Ministerio de Educación. La mayoría de predoctorales cuenta con uno de estos dos contratos.
El de Miguel es un FPI-1 y su pagador es la Universidad Autónoma de Madrid. Daniel, el que más gana, es ayudante no doctor, y su contrato está financiado por su departamento.

"Nosotros tenemos suerte pero hace un par de años tuve compañeros con becas FPU que no llegaban a los 1.000 euros netos", asegura Irene. "Queremos una regulación, que se nos considere trabajadores de pleno derecho y, ya que hacemos lo mismo, que seamos igualmente valorados. Creemos que nuestras exigencias no son una locura. No pedimos cobrar 2.000 euros, pero que, al menos, todos tengan nuestro sueldo".
"El EPIF pretende homogeneizar todos los contratos. Que las condiciones de las ayudas sean lo más parecidas posibles y acabar con la disparidad que hay entre comunidades", dice Ana mientras muestra las tablas con los salarios. En lo más bajo figuran los 11.060 euros brutos al año en la Universidad de Extremadura, los 11.200 euros en la Universidad de León o 13.800 en la Universidad de Valladolid.
"Es cierto que no sale igual de caro vivir en Madrid que en un pueblo extremeño, pero es el mismo trabajo y las mismas horas", argumenta Irene. Tres de los entrevistados se han independizado y viven de alquiler en Madrid. Ana y Daniel con sus respectivas parejas; Miguel comparte piso con tres personas e Irene sigue en la casa de sus padres en Fuenlabrada: "He mirado para compartir piso en Madrid pero finalmente preferí ayudar a mi familia con mi sueldo".
La red familiar sigue siendo importante: "A veces mis padres me dan dinero para pagar los viajes para asistir a congresos. Es significativo que se vean impulsados a ayudarme teniendo un contrato a tiempo completo con un salario que se considera bueno para un joven hoy", reflexiona Ana.

También han conseguido que el borrador del estatuto deje de tener referencias al carácter formativo: "No negamos que estamos en un periodo de formación pero nuestro trabajo va a salir publicado en revistas", dice Irene. "Buena parte de la investigación que se hace en nuestro país lo hacen los predoctorales", argumenta Daniel.
"En todos los países que han salido de la crisis de forma rápida, como Islandia, la clave ha sido invertir en investigación", señala Irene. En su opinión, "la figura de investigador fuera de España está mucho más valorada. Lo que más sale en la tele aquí es el trabajo de máster de Cristina Cifuentes en lugar de, por ejemplo, los avances contra la diabetes u otras investigaciones de las que apenas se informa", protesta.
"Al colectivo predoctoral nos ha enfadado especialmente el caso Cifuentes", coincide Ana. "Hay que saberse bien y seguir a rajatabla todos procedimientos administrativos. Dedicamos mucho tiempo a la burocracia para que luego haya ciertas personas en el Gobierno que consiguen méritos y títulos por un claro trato de favor".
Otra de las demandas de los predoctorales era que las horas de docencia que pueden impartir a estudiantes universitarios durante la realización de su tesis se limiten a 60 al año, excluyendo el primer curso, de modo que durante todo el doctorado den un máximo de 180 horas. La Secretaría de Estado de I+D+i pretende aumentarlas a 240 en total, aunque en la negociación han conseguido que estas sean voluntarias. "Que los predoctorales impartan tantas horas de clase es un eslabón más de la precarización de la universidad, centrada en reducir costes y contrataciones", dice Ana que cree que si se amplían las horas lectivas que dan, terminarán por reducir los puestos de profesores.

La conciliación es otro de los obstáculos que encuentran las mujeres predoctorales: Fátima Tahiri (27 años) se quedó embarazada poco después de empezar su tesis con la que, según asegura, ha podido continuar gracias a la ayuda de su familia. "Tuve y tengo que seguir en régimen de tiempo completo y no puedo optar a uno parcial. El sistema académico está diseñado para un cierto perfil de personas donde no encajamos los que tenemos familia, los migrantes y la gente de clase media/baja porque hay que hacer viajes al extranjero por congresos, colaboraciones y estancias investigadoras y no todas las personas tienen la disponibilidad ni los medios económicos para hacerlo".
"Desde CCOO llevamos 30 años defendiendo que el carácter laboral de los contratos para hacer la tesis. No son becas y deben tener todos los derechos laborales de cualquier trabajador", argumenta Alicia Durán, profesora de investigación del CSIC y representante del sindicato CCOO en las negociaciones del EPIF. "Si sale adelante el estatuto, porque de momento es un borrador, será un avance importante para estos chicos", afirma Durán, que seguirá luchando para que en el futuro esos investigadores lleguen a tener derecho a indemnización, una demanda que no se contempla actualmente en los contratos de formación.
El borrador del estatuto contempla que, en caso de embarazo, se podrá interrumpir la ayuda para la tesis o bien hacerla a tiempo parcial, según fuentes de la Secretaría de Estado de I+D+i.

La Justicia obliga al Gobierno a cumplir la ley

Los científicos más veteranos también están descontentos y no han dudado en llevar su caso ante la Justicia. Han demandado al Gobierno por inactividad y el Tribunal Supremo les acaba de dar la razón. Y es que el desarrollo del Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF) no es el único aspecto que todavía no ha sido desarrollado por la esperada Ley de Ciencia, aprobada en junio de 2011 con el objetivo de modernizar el sistema científico de nuestro país.
Desde hace casi dos décadas, los casi 900 científicos de los Organismos Públicos de Investigación (OPI) reclaman que se homologuen sus condiciones laborales y sus retribuciones con las que tienen los 3.000 investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Una petición que recogía la Ley de Ciencia de 2011, pero que el Gobierno no ha ejecutado todavía alegando las restricciones para gastos de personal que contemplaban las leyes de los Presupuestos Generales del Estado de 2014 y 2015 debido a la crisis económica.
Sin embargo, en una sentencia de finales de abril, el alto tribunal da seis meses al Gobierno para que desarrolle esta norma y aplique el nuevo sistema retributivo que debía haber entrado en vigor en enero de 2014. "Llevamos sufriendo 18 años de injusticia y cinco años de ilegalidad", resume Juan Fernández Golfín, Investigador Científico del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) e impulsor de la demanda por inactividad.
"Hemos recibido la sentencia con toda la alegría y toda la tristeza del mundo, porque es muy triste que sean los tribunales los que lo hayan puesto fin a esta situación de desigualdad", señala Marina Albentosa portavoz de la plataforma 5s6s (quinquenios y sexenios) e investigadora del Instituto Español de Oceanografía (IEO).
"En diciembre de 2011, todos los científicos (tanto del CSIC como del resto de OPI) ingresamos en las nuevas escalas que establece la Ley de la Ciencia y, aunque el nuevo sistema retributivo para todas las escalas debía haber entrado en funcionamiento, sólo se aplica a los científicos del CSIC", explica Albentosa.

Las retribuciones de los 3.000 investigadores del CSIC es similar al de los aproximadamente 30.000 que hay en las universidades. "Es un sistema de estímulos y un indicativo de calidad. Parte del salario procede de los sexenios, que dependen de tu producción científica, como las publicaciones en revistas de prestigio, y de los quinquenios, que premian tu actividad, la participación y liderazgo de proyectos, docencia, etc.", explica.
En la práctica, la aplicación de los quinquenios y sexenios puede suponer un 36% de diferencia en el salario. "La crisis no puede ser una justificación para no habernos pagado a los 870 científicos de los OPI esos complementos cuando sí se han dado a 35.000 investigadores", argumenta Albentosa que, a sus 56 años, asegura tener prácticamente el mismo sueldo desde hace 25 años.
Ahora que el Supremo ha dictaminado que se ha creado una situación de desigualdad entre los científicos de las nuevas escalas, los que venían del CSIC y de los OPI, tienen un nuevo caballo de batalla: "La Ley de Presupuestos de 2018 se publicó antes de la sentencia del Supremo, y una de sus disposiciones adicionales de la norma establece que la homologación de los científicos será desde enero de 2018 y no desde enero de 2014, como contempla la ley". Para corregirlo, el PSOE presentó una enmienda a esta disposición adicional para que reciban esas retribuciones desde ese año. Sin embargo, la enmienda fue desestimada este miércoles en el Congreso con los votos en contra de Ciudadanos y Partido Popular.
La homologación de protocolos en los organismos de investigación para que los sistemas de control de gastos sea similar es otra de sus demandas: "No somos una fábrica y deben adaptarse a nuestra actividad, que es dinámica. Tenemos proyectos que evolucionan y no es tolerable que los tengamos paralizados por trabas burocráticas", explica. "¿Cómo puedo tardar 13 meses en contratar a un investigador aunque tengamos dinero, que hemos conseguido además de forma competitiva de Bruselas, mientras hay colegas en la Universidad de Vigo que tardan un mes y medio?", compara.
"Por supuesto, tiene que haber un control exhaustivo porque se trata de dinero público, pero el objetivo es hacer ciencia y tenemos protocolos tan complejos que hacen que a veces incluso tengamos que devolverlo porque la burocracia no nos ha permitido ejecutar esa inversión".

http://www.elmundo.es/papel/historias/2018/05/18/5afac74946163fa52b8b45e5.html

Más de la mitad de la investigación en España, la hacen becarios, las becas rondan entre 800 y 1.200€. Personas con 10 años de estudios universitarios, publicaciones y ponencias.

 

sábado, 12 de mayo de 2018

El Sistema de Patentes continua con una salud envidiable excepto en España

El Sistema de Patentes continua con una salud envidiable excepto en España

El estado de salud del Sistema de Patentes a nivel mundial y europeo continúa con una buena salud. Esto se constata al observar los datos que se exponen en el informe de OBS titulado “El sistema de patentes en 2017. Análisis de la situación internacional, europea y española” que se acaba de publicar.
Los datos nos dicen que en 2017 en todo el mundo se presentaron 243.157 solicitudes internacional de patente (PCT), estas solicitudes son las que se amparan bajo el denominado Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), que es administrado por la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual). El dato significativo es que sólo diez países han sido los solicitantes del 88% del total de solicitudes PCT, estos países son: Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Corea, Francia, Reino Unido, Suiza, Holanda y Suecia. De estos países se debe destacar que China supera por primera vez a Japón y de esta forma consigue alcanzar la segunda posición del ranking con 48.869 solicitudes.
En lo que se refiere a patentes en Europa las solicitudes ante la Oficina Europea de Patentes (EPO) fueron un total de 165.590 solicitudes, y en este caso los diez primeros países (Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, China, Suiza, Holanda, Corea, Reino Unido e Italia) hicieron el 84% de las solicitudes. Siendo China el país que respecto de 2016 tiene la mayor subida con un 17%.
Particularizando en las empresas en 2017 tanto a nivel mundial como europeo el primer puesto del ranking lo ostenta una empresa china, Huawei. Así tenemos que en solicitudes de patente PCT Huawei es la líder con 4.024 solicitudes (superando en más de 1.000 a la segunda que es la también china ZTE); en solicitudes europeas Huawei lidera con 2.398 solicitudes aunque en este caso la diferencia con la segunda la alemana Siemens es de sólo 178 solicitudes.
En el área de Latinoamérica y el Caribe en 2017 se realizaron sólo 1.417 solicitudes PCT que suponen el 0,6% del total mundial, mientras que en solicitudes europeas se hicieron a 985 solicitudes que es también el 0,6% del total. Los países que lideran son Brasil en solicitudes PCT con 590 y en solicitudes europeas lo es Puerto Rico con 277.
Si nos focalizamos en España se confirma la previsión de que la entrada en vigor, el 1 de abril de 2017, de la nueva Ley de Patentes afectaría sustancialmente al número de solicitudes. Esto se visualiza en el dato de la disminución de las solicitudes en un 20% respecto del año 2016. El efecto es significativo si se analiza quiénes son los mayores solicitantes antes y después del 1 de abril; mientras que hasta el 1 de abril el mayor solicitante es un particular con 83 solicitudes, en cambio a partir del 1 de abril pasa a ser el CSIC con 50 solicitudes. Y también se produce un cambio que considero que será definitivo como es que es el dato de que las empresas vuelven a patentar más que los particulares, en una proporción del 44% frente al 37%. La empresa que más solicitudes presentó fue BSH Electrodomésticos España con 81. Podemos considerar que 2017 será el último año en que un particular sea el líder de solicitudes nacionales.
De entre los datos del informe hay algunos datos curiosos que pueden dar lugar a interesantes debates.
  • La empresa china LE Holdings que se posiciona como la treceava solicitante mundial de solicitudes PCT con 1.397, siendo una empresa que no había aparecido en los datos de años anteriores. Esto es un caso cuando menos significativo porque pasa de no constar a casi 1.400 solicitudes lo que indica que es una empresa que quiere ser un actor en el sistema de patentes.
  • En el Top 100 de solicitantes de solicitudes europeas aparece por primera vez una empresa turca, Vestel Elektronik, con 408 solicitudes. A este dato se le añade el hecho que Turquía en 2017 sube a la veinteava posición del ranquing con 892 solicitudes europeas, que es un incremento del 75% con respecto a 2016.
  • En el área de Latinoamérica y el Caribe tenemos como curiosidades que en lo que se refiere a solicitudes internacionales PCT aparece Antigua y Barbuda con 57 solicitudes; mientras que en solicitudes europeas el segundo país fueron las Islas Caimán con 244 que superó incluso a un país importante del área como es Brasil.
  • En España el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) continua siendo el mayor solicitante tanto de patentes internacionales PCT como de europeas.

El informe, con muchos más datos y análisis, lo podéis solicitar a OBS en el siguiente enlace.

https://www.obs-edu.com/es/blog-investigacion/innovacion/el-sistema-de-patentes-continua-con-una-salud-envidiable-excepto-en-espana

Einstein Was Wrong about ‘Spooky Action at a Distance,’ According to Study Involving 100,000 Gamers -Georgiou Georgiou


Einstein Was Wrong about ‘Spooky Action at a Distance,’ According to Study Involving 100,000 Gamers

  

A new study involving more than 100,000 gamers from across the globe has contradicted Albert Einstein’s ideas regarding a mind-boggling phenomenon that is a cornerstone of quantum mechanics—or the physics of the very small.

The research—which was led by the Institute of Photonic Sciences (ICFO) in Barcelona—was conducted by an international team of physicists who managed to close a loophole found in a common test of quantum mechanics.
The phenomenon in question, known as quantum entanglement, occurs when pairs, or groups, of particles interact with each other in such a way that they defy the classical laws of physics. One object can seemingly influence another simultaneously, even if they have no direct physical connection and are separated by vast distances—the length of the universe, for example.
While Einstein didn’t disagree with quantum mechanics entirely, he did find the idea of quantum entanglement to be problematic, once famously describing it as “spooky action at a distance." He suggested this quantum behavior was impossible and that it could be explained by hidden “instructions” in the entangled particles—an argument based on two fundamental principles: locality and realism.
Locality says objects can only be influenced by causes in their immediate vicinity. (Part of this concept is that nothing can travel faster than light.) Realism, meanwhile, holds that objects in the universe have well-defined properties even when we are not looking at them—in other words, matter has a reality independent of ourselves. Together, these principles came to be known as “local realism.”
While the concepts expressed by local realism may seem natural to us, growing evidence suggests that they are incompatible with quantum mechanics. Firstly, quantum mechanics shows the simple act of observing particles in the universe can change their characteristics, thereby violating the principle of realism.
Secondly, particles that are linked or can communicate over vast distances in an instant—the “spooky action at a distance”—clearly violate the principle of locality. (In this case, some hidden form of information must be traveling faster than light between the two particles.)
-
The standard way to test quantum mechanics in relation to the principle of local realism is to use something called a Bell test, which was first developed by the CERN physicist John Stewart Bell in 1964. This is an experiment that determines whether the real-world is really as strange as quantum physics says it is. It does this by looking for the presence of “hidden” variables, that are not part of quantum theory, to explain the behavior of subatomic particles.
According to a website set up by the researchers who conducted the latest study, Bell tests involve producing a pair of entangled particles and sending them to two separated measurement stations, traditionally called “Alice” and “Bob.” (Entanglement means that their properties are strongly correlated—for example, if one particle spins left, the other must spin left, too, no matter how far away they are from each other).
-
“Alice and Bob make simultaneous, unpredictable measurements on the particles,” the authors wrote on the website. “Quantum mechanics says that the measurement Alice makes will instantly influence Bob’s particle, with the effect that the measurement results agree. In local realism, this influence cannot happen, and Bob and Alice’s measurement results will often disagree. This agreement or disagreement, called correlation, is the signal that allows an experiment to decide about local realism.”
While many Bell tests over the decades have appeared to confirm the ideas of quantum mechanics over those of local realism, there is an issue here. The Bell test requires random and independently generated number sequences to determine which measurements to perform on quantum objects. But generating truly random numbers is difficult. Researchers could be influenced by unknown biases, and most computerized random number generators are not truly random, among other factors.
This flaw in the Bell test is known as the “freedom of choice” loophole—the possibility that these “hidden” variables could be influencing the experiments. This then casts doubt that the measurements are truly random, meaning it would not be possible to completely rule out the explanation offered by local realism for the behavior of any given particles.
For the new study, published in the journal Nature, the physicists enlisted more than 100,000 volunteer gamers from all around the world to try to close this loophole by generating random numbers with sheer manpower.
They were asked to play a custom-made online game called The Big Bell Quest, in which players had to tap two buttons repeatedly on a screen, representing the values one and zero. Players leveled up by creating unpredictable strings of these ones and zeros.
This provided the scientists with more than 90 million randomly human-generated binary digits, or bits—the smallest unit of computer data—which were then used in lab experiments around the world to determine how entangled particles were measured.
“People are unpredictable, and when using smartphones even more so,” Andrew White from the University of Queensland, in Australia, who was involved in the study, said in a statement.
“These random bits then determined how various entangled atoms, photons and superconductors were measured in the experiments, closing a stubborn loophole in tests of Einstein’s principle of local realism.”
GettyImages-3422085 German-born physicist Albert Einstein (left) with American physicist Arthur Compton at the University of Chicago, circa 1940. A new study has contradicted Einstein’s ideas on quantum entanglement. Photo by Keystone/Getty Images 

The findings of the study showed that quantum particles that are separated by large distances can still instantly affect each other, contradicting Einstein’s principle of local realism.
And because the experiment made use of so many people, the researchers can be sure that their results were precise.
-
“A common way to reduce the uncertainty on the result of an experiment is to repeat it many times and then check if the results are statistically significant,” they wrote on the website. “Every random number the community contributes allows the scientists to perform another run of the experiment, and to reach a more precise result. Moreover, the more different individuals are participating, the more we are assuring the statistical independence that is so important for this kind of experiments.”
Furthermore, these results resonate with those of advanced experiments conducted in 2015, in which other groups of researchers also developed loophole-free Bell tests.
But let’s not take too much away from the great German physicist. After all, he did come up with the groundbreaking special theory of relativity, which revolutionized physics and transformed our understanding of the universe as we know it.
(The institutions involved in the latest study were: ICFO and the University of Seville, Spain; Griffith University, the Centre of Excellence for Engineered Quantum Systems and the University of Queensland, Australia; the University of Concepción, Chile; Linköping University, Sweden; Sapienza University of Rome, Italy; the Federal University of Rio Grande do Norte, Brazil; the University of Science and Technology of China; the University of Buenos Aires, Argentina; the Austrian Academy of Sciences; Ludwig Maximilian University of Munich, Germany; the University of Nice Sophia Antipolis and The National Center for Scientific Research, France; the National Institute of Standards and Technology, United States; and the Swiss Federal Institute of Technology in Zurich.)
This article has been updated to include the names of all the institutions that participated in the new research.

https://twitter.com/ICFOnians/status/994843685367042048?t=1&cn=ZmxleGlibGVfcmVjc18y&refsrc=email&iid=820f06333c1d4c96bd1151dcc9531893&uid=2493947276&nid=244+272699400https://twitter.com/ICFOnians/status/994843685367042048?t=1&cn=ZmxleGlibGVfcmVjc18y&refsrc=email&iid=820f06333c1d4c96bd1151dcc9531893&uid=2493947276&nid=244+272699400
-

http://www.newsweek.com/einstein-was-wrong-about-spooky-action-distance-according-study-involving-920022
---
https://www.sciencealert.com/gamers-massive-experiment-shows-einstein-got-reality-wrong
--
 https://www.youtube.com/watch?v=c-_imuasY2k
https://www.youtube.com/watch?v=ZuvK-od647c
--
https://www.icfo.eu/research

Un nuevo estudio que involucró a mas 100.000 jugadores de todo el mundo ha contradicho las ideas de Albert Einstein sobre un fenómeno alucinante que es una piedra angular de la mecánica cuántica 
La investigación, que fue dirigida por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) en Barcelona, ​​fue realizada por un equipo internacional de físicos que lograron cerrar una laguna encontrada en una prueba común de mecánica cuántica.

El fenómeno en cuestión, conocido como enredo cuántico, ocurre cuando pares, o grupos, de partículas interactúan entre sí de tal manera que desafían las leyes clásicas de la física. Un objeto Aparentemente puede influir en otro simultáneamente, incluso si no tienen una conexión física directa y están separados por grandes distancias: la longitud del universo.

Aunque Einstein no estuvo en desacuerdo totalmente con la mecánica cuántica, sí encontró la idea de que el enredo cuántico es problemático, y una vez lo describió como una "acción espeluznante a distancia". Sugirió que este comportamiento cuántico era imposible y que podría explicarse por "instrucciones" ocultas en las partículas enredadas, un argumento basado en dos principios fundamentales: localidad y realismo.

La localidad dice que los objetos solo pueden ser influenciados por causas en sus inmediaciones. (Parte de este concepto es que nada puede viajar más rápido que la luz). El realismo, por su parte, sostiene que los objetos en el universo tienen propiedades bien definidas incluso cuando no los estamos mirando; en otras palabras, la materia tiene una realidad independiente de nosotros mismos. . Juntos, estos principios llegaron a ser conocidos como "realismo local". La forma estándar de probar la mecánica cuántica en relación con el principio del realismo local es usar algo llamado prueba de Bell, que fue desarrollada por primera vez por el físico del CERN John Stewart Bell en 1964. Este es un experimento que determina si el mundo real es realmente tan extraño como dice la física cuántica. Lo hace buscando la presencia de variables "ocultas", que no son parte de la teoría cuántica, para explicar el comportamiento de las partículas subatómicas.

Según un sitio web creado por los investigadores que llevaron a cabo el último estudio, las pruebas de Bell implican producir un par de partículas enredadas y enviarlas a dos estaciones de medición separadas, tradicionalmente llamadas "Alicia" y "Bob". (Enredo significa que sus propiedades son fuertemente correlacionado, por ejemplo, si una partícula gira hacia la izquierda, la otra debe girar hacia la izquierda también, sin importar qué tan lejos estén entre sí).
 





sábado, 5 de mayo de 2018

Descubren un nuevo mecanismo de regulación inmune utilizado por los virus

Descubren un nuevo mecanismo de regulación inmune utilizado por los virus

Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) (España) ha identificado una estrategia empleada por una familia de virus, los poxvirus, para bloquear la respuesta inflamatoria y la respuesta inmune. ‘Los virus conocen mejor que nosotros cómo funciona el sistema inmune. Un mejor entendimiento de los mecanismos de evasión inmune por virus altamente virulentos puede enseñarnos nuevos trucos para mejorar los medicamentos’, explica Antonio Alcamí, investigador del CSIC en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid).

El estudio, que se publica en la revista Nature Communications, se ha realizado en ratones con el modelo de la viruela, una de las enfermedades más virulentas a las que se ha enfrentado el ser humano (causó la muerte de millones de personas antes de su erradicación) y la primera enfermedad infecciosa erradicada mediante un programa global de vacunación en 1980. “Hemos descubierto que los poxvirus utilizan una estrategia única. Producen una copia de los receptores celulares del factor de necrosis tumoral (TFN) para inhibir la respuesta inmune”, señala Alí Alejo, científico del Centro de Investigación en Sanidad Animal y primer autor de la publicación
El TFN está implicado en el inicio y la coordinación de la respuesta inflamatoria y tras unirse a receptores específicos activa células inmunes necesarias para la defensa ante las infecciones. Sin embargo, en ocasiones esta molécula se produce de forma incontrolada y causa una activación crónica de la respuesta inflamatoria que da lugar a enfermedades autoinmunes. Los inmunólogos descubrieron hace años que se pueden utilizar versiones solubles de los receptores de TFN en la clínica para tratar enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, siendo éste uno de los productos biotecnológicos que más éxito ha tenido en medicina.

El trabajo demuestra que los virus utilizan un mecanismo similar para bloquear la respuesta inmune pero lo hacen con una mejora y optimización de los receptores celulares del TFN añadiendo un nuevo dominio, denominado SECRET. Este nuevo dominio interacciona con otras moléculas inmunes conocidas como quimioquinas, que controlan la migración de las células inmunes a los sitios de infección e inflamación. Al bloquear las quimioquinas, los virus consiguen que las células inmunes no se dirijan a los tejidos infectados y de esta forma inhiben una respuesta inflamatoria.

[Img #50643]

En presencia de la proteína viral se inhibe una infiltración de células inmunes (puntos oscuros). (Imagen: CSIC)

El mecanismo combinado contra quimioquinas y el factor de necrosis tumoral, ideado por estos virus, hace que al eliminar la proteína viral pierda la batalla contra el sistema inmune y el virus sea incapaz de causar la enfermedad. De esta forma, el efecto antiinflamatorio de los receptores del TFN se ve potenciado.

El estudio, que inició Alcamí hace más de 10 años cuando trabajaba en la Universidad de Cambridge (Reino Unido), revela según los científicos que la estrategia viral se podría trasladar al campo de la medicina clínica añadiendo el dominio SECRET a los receptores del TFN que se utilizan actualmente como medicamentos para frenar una respuesta inmune excesiva y tratar enfermedades autoinmunes. “Es interesante comprobar cómo el conocimiento básico de las estrategias ‘secretas’ utilizadas por el virus de la viruela para evadir nuestras defensas podría utilizarse ahora para mejorar medicamentos que pueden curar enfermedades y mejorar nuestra calidad de vida”, concluye el científico del CSIC. (Fuente: CSIC/DICYT)

 http://noticiasdelaciencia.com/not/28452/descubren-un-nuevo-mecanismo-de-regulacion-inmune-utilizado-por-los-virus/

Demuestran por primera vez cómo unas proteínas pueden modular la evolución de otras

Demuestran por primera vez cómo unas proteínas pueden modular la evolución de otras

 

Ron Geller, investigador del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio) centro mixto de la Universitat de València y del CSIC (España), en colaboración con grupos de investigación norteamericanos, ha demostrado que la proteína chaperona Hsp90 influye en otras proteínas, a las cuales ayuda a plegarse, indicándoles qué mutaciones son toleradas en sus secuencias. El trabajo ha estudiado la evolución de las proteínas en el virus de la poliomielitis y explica qué pasos siguen estas a través de nuevas mutaciones.

El experimento se publicó ayer en la revista Nature Communications, y en él se ha empleado la proteína chaperona Hsp90. Las funciones de esta son ayudar a otras proteínas a plegarse adecuadamente, estabilizarlas en situaciones de hipertermia, ayudar en la degradación de otras proteínas y también estabilizar a otras implicadas en el crecimiento de algunos tumores. Por este motivo, los inhibidores de la Hsp90 son investigados como fármacos contra el cáncer.


El estudio ha determinado cómo las proteínas chaperonas influyen en la evolución de las proteínas a las que ayudan a plegarse, cuestión que hasta el momento era incierta. El experimento demuestra por primera vez cómo las chaperonas influyen en la evolución general de algunas proteínas de forma muy específica, ayudando a que se seleccionen unos tipos de mutaciones específicos, pero en cambio, rechazando otros.

El grupo de investigación ha seleccionado el virus de la poliomielitis como objeto de estudio para observar la respuesta de sus proteínas a los efectos de la Hsp90. Este virus solo tiene once proteínas, y además cuenta con una gran capacidad evolutiva, un periodo de replicación corto (ocho horas por ciclo), una alta tasa de mutación y un gran número de población (1.000 millones por mililitro).

El equipo investigador está formado por Ron Geller, del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas; Sebastian Pechmann, de la Universidad de Montreal; Ashley Acevedo, de la Rockefeller University de Nueva York; Raul Andino, de la Universidad de San Francisco; y Judith Frydman, de la Universidad de Stanford.

[Img #50669]

Ron Geller, investigador del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto de la Universitat de València y del CSIC. (Foto: U. València)

La investigación ha sido financiada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO) mediante ayudas Ramón y Cajal y una beca otorgada a Judith Frydman por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH) de Estados Unidos.

El Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto de la Universitat de València-CSIC, se dedica al estudio de sistemas biológicos complejos, sobre todo microorganismos, con aplicaciones principalmente en biomedicina y biotecnología. El centro funciona mediante un innovador modelo de investigación público-privada y está situado en el Parque Científico de la Universitat de València, en el campus de Burjassot-Paterna. (Fuente: U. València)

 http://noticiasdelaciencia.com/not/28471/demuestran-por-primera-vez-como-unas-proteinas-pueden-modular-la-evolucion-de-otras/

miércoles, 2 de mayo de 2018

Humanismo avanzado Alberto Cortina

Humanismo avanzado Alberto Cortina

El Humanismo Avanzado surge en estos tiempos hipermodernos, y ante la ideología del transhumanismo y su intención de construir una sociedad posthumana. Emerge con fuerza el paradigma del humanismo avanzado en un contexto de responsabilidad colectiva.

Empezamos a vislumbrar los primeros signos y efectos de la Revolución de la Inteligencia - –la cuarta revolución industrial -– donde las biotecnologías producirán cambios radicales incluso en la propia naturaleza e interioridad humana. El desarrollo y convergencia de la inteligencia artificial y de las tecnologías emergentes (nanotecnología, biotecnología, tecnología de la información, tecnología cognitiva, robótica, computación cuántica…) tendrán un impacto directo sobre nuestra esencia como seres humanos, sobre la biosfera y la noosfera.
Necesitamos, pues, capacitarnos para actuar con responsabilidad tecnológica en esa nueva etapa de la evolución humana. Próximamente conviviremos, en paisajes, hábitats y ciudades inteligentes, humanos, mutantes, ciborgs cíborgs y robots autónomos con personalidad electrónica legalmente reconocida. Por lo tanto, debemos preparar las bases culturales, educativas, psicológicas, ambientales, sociales, políticas, económicas, legales, éticas y espirituales de esa situación inédita en nuestra civilización.
Estamos, pues, en el momento más crucial de la historia humana y lo que se está poniendo en juego no es lo que haremos o dejaremos de hacer, sino lo que SEREMOS de ahora en adelante. Necesitamos comprender ese cambio disruptivo y construir urgentemente un humanismo avanzado, basado en una ética universal integradora de los principios y valores que la humanidad ha ido conformando a lo largo de los siglos mediante la sabiduría perenne, las diversas tradiciones religiosas y espirituales y las corrientes del pensamiento humanista.
De forma divulgativa y amena, este libro ofrece al lector las claves para transitar por esa sociedad biotecnológica, sin perder por ello nuestra esencia y condición humanas ni renunciar a nuestra misión de evolucionar hacia más elevados niveles de conciencia.

http://edicionesteconte.com/Humanismo-Avanzado

RESEÑAS:
-
Presentación en la Fundacion Tatiana en Madrid: https://www.youtube.com/watch?v=rxf3rA6zqKI 
Grupo de comunicación de Galicia: http://grupoescomunicaciongalicia.com/?p=70045
Entrevista Grupo Comunicación de Galicia: https://vimeo.com/244356423  


 

lunes, 30 de abril de 2018

Los estudios con tejido cerebral humano plantean nuevos dilemas morales

Los estudios con tejido cerebral humano plantean nuevos dilemas morales

La creación de modelos de cerebros humanos en el laboratorio a partir de células madre plantean nuevos dilemas morales que es urgente debatir, sostiene un colectivo de especialistas en neurociencias, biología del desarrollo, bioética y derecho en un artículo publicado esta semana en la revista Nature. La posibilidad de experimentar con tejido cerebral, destacan los especialistas, supone una valiosa herramienta para comprender cómo se desarrolla el cerebro, cómo se originan ...

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180429/443104447993/los-estudios-con-tejido-cerebral-humano-plantean-nuevos-dilemas-morales.html

Esta puede ser la solución definitiva a los plásticos contaminantes

Esta puede ser la solución definitiva a los plásticos contaminantes

  • Químicos de Estados Unidos descubren una forma eficiente de producir un polímero totalmente reciclable que no tiene su origen en el petróleo
Esta puede ser la solución definitiva a los plásticos contaminantes
Muestra de una pieza del nuevo polímero alternativo a los plásticos derivados del petróleo (Bill Cotton/Colorado State University)
Los humanos hemos adoptado a los plásticos en nuestra vida diaria porque aportan una larga lista de ventajas, aunque reconocemos que también suponen un grave peligro para el medio ambiente e incluso la salud. Encontrar materiales alternativos que reunan la mayor parte de los factores positivos de los plásticos y permitan minimizar su lado negativo es un reto científico e industrial de primer orden.
Un equipo de químicos de la Universidad Estatal de Colorado (Estados Unidos) presenta esta semana en la prestigiosa revista Science un estudio en el que se detalla la nueva formulación de un nuevo tipo de polimeros que pueden cumplir estas ansiadas espectativas.
La base de este nuevo producto es el monómero Gamma Butirolactona, que se puede convertir en una especie de plástico reutilizable y que ya fue presentado en 2015 por este mismo equipo. La novedad es que los autores han conseguido un proceso de síntesis que soluciona los problemas detectados en la producción del polimero original, denominado poly(GBL). En ambos casos, además de tener características similares a los plásticos convencionales, la futura alternativa no procede del petróleo sino de productos vegetales.
El vertido de plásticos al mar provoca problemas de contaminación a largo plazo
El vertido de plásticos al mar provoca problemas de contaminación a largo plazo (Placebo365 / Getty)
Eugene Chen, profesor del Departamento de Química, y su equipo explican las características de un polimero con peso ligero, resistencia al calor, dureza y durabilidad. Pero el nuevo polímero, a diferencia de los plásticos típicos del petróleo, se puede volver a convertir en materia prima de forma sencilla y eficiente. Esta capacidad de reciclaje se puede lograr sin el uso de productos químicos tóxicos o procedimientos de laboratorio intensivos, según los autores.
Los polímeros son una amplia clase de materiales caracterizados por largas cadenas de unidades moleculares repetitivas químicamente enlazadas llamadas monómeros. Los polímeros sintéticos actuales incluyen plásticos, fibras, cerámicas, cauchos, recubrimientos y muchos otros productos comerciales.
Basándose en el conocimiento fundamental
El trabajo que ahora se presenta en Science se basa en una generación anterior de un polímero químicamente reciclable que el laboratorio de Chen demostró por primera vez en 2015. Hacer la versión anterior requería condiciones extremadamente frías que habrían limitado su potencial industrial. El polímero anterior también tenía baja resistencia térmica y peso molecular, y, aunque era de tipo plástico, era relativamente blando.
Pero el conocimiento fundamental obtenido de ese estudio fue invaluable, dijo Chen. Condujo a un principio de diseño para el desarrollo de polímeros de la generación futura que no solo sean químicamente reciclables, sino que también muestren propiedades prácticas robustas.
La nueva estructura de polímero, muy mejorada, resuelve los problemas del material de primera generación. El monómero puede polimerizarse convenientemente en condiciones ambientalmente amigables, industrialmente realistas: libre de solventes, a temperatura ambiente, con solo unos pocos minutos de tiempo de reacción y solo una pequeña cantidad de catalizador. El material resultante tiene un alto peso molecular, estabilidad térmica y cristalinidad, y propiedades mecánicas que se comportan como un plástico. Lo que es más importante, el polímero se puede reciclar a su estado monomérico original bajo condiciones de laboratorio suaves, usando un catalizador. Sin necesidad de una purificación adicional, el monómero se puede volver a polimerizar, estableciendo así lo que Chen llama un ciclo de vida de materiales circulares.
Esta pieza de química innovadora ha entusiasmado a Chen y sus colegas por un futuro en el que los nuevos plásticos verdes, en lugar de sobrevivir en vertederos y océanos durante millones de años, pueden simplemente colocarse en un reactor y, en lenguaje químico, despolimerizarse para recuperar su valor - no es posible para los plásticos del petróleo de hoy. De regreso en su punto de partida químico, el material podría usarse una y otra vez, redefiniendo por completo lo que significa “reciclar”.
Próximos pasos
Chen subraya que la nueva tecnología de polímeros solo se ha demostrado a escala de laboratorio académico. Todavía queda mucho trabajo por hacer para perfeccionar los procesos de producción de monómeros y polímeros con patente pendiente que él y sus colegas han inventado.
Con la ayuda de una subvención inicial de CSU Ventures, los químicos están optimizando su proceso de síntesis de monómeros y desarrollando nuevas rutas, incluso más rentables para dichos polímeros. También están trabajando en problemas de escalabilidad en su configuración de reciclaje de monomero-polímero-monómero, mientras investigan nuevas estructuras químicas para obtener materiales reciclables aún mejores.
”Sería nuestro sueño ver materializarse en el mercado esta tecnología de polímero químicamente reciclable”, destaca el profeso Chen. El primer autor del artículo es el científico de investigación de CSU Jian-Bo Zhu. Los coautores son estudiantes graduados, Eli Watson y Jing Tang, según destaca la Universidad Estatal de Colorado.
 -
Artículo científico de referencia:
A synthetic polymer system with repeatable chemical recyclability. Jian-Bo Zhu, Eli M. Watson, Jing Tang, Eugene Y.-X. Chen, Science 27 Apr 2018: Vol. 360, Issue 6387, pp. 398-403
DOI: 10.1126/science.aar5498

http://www.lavanguardia.com/natural/20180427/443054090087/polimero-reciclable-alternativa-plasticos-petroleo.html